Procedimientos de desacato

Desacato sólo entra en juego cuando el juzgado ha dado veredictos, ordenes o decretos que gobiernen la conducta de los padres, y esto puede suceder en cualquier momento durante los procedimientos de divorcio.

Una vez que el juzgado ha emitido tales decretos, es importante para ti que los obedezcas de la mejor manera que te sea posible y, al mismo tiempo, que tomes nota de las posibles infracciones por parte de tu ex-esposa. Los tribunales pueden ver como una afrenta personal la infracción de alguna orden que hayan establecido.

Si un abogado y su cliente pueden demostrar pruebas que su oponente ha infringido voluntariamente un decreto establecido por el tribunal, pueden presentar una petición de dictamen por razón de desacato.

Si el tribunal accede a un dictamen por desacato, puede entonces imponer nuevas ordenes o modificaciones a los previos decretos que obligaban al padre que se halló en desacato.

Condiciones de desacato

Una petición de dictamen por desacato es apropiada cuando uno de los cónyuges infringe voluntariamente cualquier provisión establecida en un decreto legal. Pero por cuestiones prácticas, la infracción o infracciones deben ser grandes.

Para poder declarar a un cónyuge culpable de desacato, el juzgado no puede simplemente deducir que la persona acusada no actuó dentro de los parámetros establecidos en el decreto. El juzgado tiene que comprobar que el acusado tenía la capacidad de obedecer la orden y que la desobedeció deliberadamente y sin buen motivo.

El acusado entonces tendrá que presentar pruebas que el o ella no tenían la capacidad de obedecer la orden o que fue un “sincero error” la infracción.

Consecuencias por desacato

Por su puesto que la mayoría de las pruebas que llevan a un dictamen por desacato son verdaderas, y si tú y tu abogado las pueden presentar, tu caso mejorará mucho. De hecho, tu abogado con frecuencia presentará una petición de dictamen por desacato al mismo tiempo que presenta una petición de modificación.

Toma en cuenta que el desacato inicial se considera una infracción civil (no un crimen), así que el tribunal solamente le dará nuevas ordenes a tu cónyuge con el fin de obtener su acatamiento, no castigarla.

Aun así, para obtener acatamiento, los tribunales cuentan con una lista larga de remedios que podrías solicitar. Los remedios incluyen desde una sencilla advertencia hasta encarcelamiento, costos de abogado, tiempo de custodia y más.

En otras palabras, el desacato pudiera ser una herramienta muy útil. Simplemente requiere de pruebas.