Orden de protección

Desafortunadamente las ordenes de protección son comunes en casos de derecho de familia y con frecuencia son usadas por razones estratégicas.

El mal uso de una orden de protección durante un divorcio es una de las tendencias más comunes en derecho de familia. Hoy día se ve el abuso de un sistema que fue diseñado para proveer protección en contra de abuso.

De un estado a otro varía la terminología que se usa en ordenes de protección (pueden ser llamadas ordenes en contra de abuso, interdicto por violencia domestica, etc.), pero se les conoce mejor como armas nucleares tácticas.

Cuando pasas por un divorcio, especialmente cuando la custodia y las visitas de los hijos están en disputa, los cónyuges se pueden sentir frustrados con el proceso del juzgado y con el tiempo que se tarda y el dinero que requiere.

Desafortunadamente estos factores ocasionan que algunas personas recurran al uso de ordenes de protección como una manera rápida de obtener la custodia de los hijos o la posesión exclusiva de la casa durante el tiempo que dure el proceso de divorcio.

El abuso de ordenes de protección

Las ordenes de protección se dan en casos de emergencia sin notificar al demandado y luego se calendariza una fecha de audiencia después de varias semanas. Los tribunales lo manejan así para mantener la paz hasta que se puede notificar al demandado y se puede hacer una audiencia oficial.

Lo único que tiene que hacer el demandante es informar a un juez, bajo juramento, las pruebas que tiene para demostrar que él o ella, o sus hijos, han sufrido daños o están bajo riesgo de daño si no se interpone una orden de protección.

Con un pequeño dictamen, el acusado puede estar obligado a permanecer fuera del hogar, sin autorización para pasar tiempo con sus hijos, y sin poder estar en contacto con sus hijos ya sea por teléfono o correo electrónico. En un instante, su hogar y sus hijos pueden ser arrebatados de él.

En otras palabras, la orden de protección se convierte en una orden de custodia única.

Consecuencias de por vida

Aun si las alegaciones se comprueban como falsas y se anula la orden de protección en la audiencia oficial, estos hombres siguen siendo victimas de la etiqueta que les han puesto como abusadores.

La presentación de una orden de protección en tu contra podría afectar tu historial criminal, y muchas veces una orden de protección aparece cuando se hace revisión de antecedentes no penales para algún empleo.

Las ordenes falsas e innecesarias tienen como resultado el daño persistente a la reputación del padre inocente, sus posibilidades profesionales, su estatus financiero, y a la vista de sus hijos.

Por supuesto que las ordenes de protección deben ser usadas cuando se necesita proteger a alguien de sufrir abuso; ni una persona, sea hombre o mujer, debe ser sometida a maltrato en su relación. Es un hecho, sin embargo, que la protección misma recibe abuso y es usa principalmente para beneficiar al acusante.