Modificación de decretos

Modificaciones a decretos de divorcio

No es raro que un ex-esposo quiera cambiar un decreto con respecto a situaciones de manutención y custodia. La persona buscando hacer modificaciones a su decreto debe demostrar suficiente y continuo cambio de circunstancias. Esas circunstancias podrían ser cambios drásticos en salario, mudanza a otro estado, o problemas que tengan que ver con el buen cuidado de sus hijos menores.

Cordell & Cordell se asegurará de que, en todo lo posible, las metas de nuestros clientes se logren en vista de las nuevas circunstancias siempre preservando los derechos provistos en los previos decretos. Escoge un tema para obtener más información:

Cambio de circunstancias y modificación

Los términos de custodia son obligatorios, pero no están grabados en piedra; sí es posible cambiarlos. En la mayoría de los estados la orden de cambio que hace un tribunal se llama una “modificación.”

Pero recuerda que la persona que busca un cambio (el “modificante”) generalmente debe demostrar que un “cambio drástico de circunstancias” ha ocurrido desde que entró en vigor la orden original.

Aun si el tribunal coincide que una modificación podría ser necesaria, no accederá a ella sin un cambio drástico. No tendría sentido permitir que uno o el otro de los divorciados someta al sistema judicial, la pareja, o a los hijos a una repetición de el primer juicio sin pruebas de recientes cambios drásticos.

Así que, de manera práctica, las peticiones presentadas al tribunal con menos de seis meses de haber concluido tu divorcio serán consideradas sospechosas. De hecho, en algunos estados el procedimiento para demostrar suficientes pruebas es mucho más extenso si presentas una petición para modificación con menos de un año de estar divorciado.

Preparándose para una modificación

Después de que haya pasado un lapso de tiempo razonable, casi todas las circunstancias relacionadas a tus hijos, tanto de custodia como de finanzas, pueden ser modificadas. Los juzgados deben tener alguna manera para tratar con esos cambios en circunstancias.

Tu conducta durante el período de espera es sumamente importante para que logres una modificación. En resumidas cuentas debes esforzarte para se el mejor modelo de padre, activamente ayudando en todos los aspectos de la crianza de tus hijos. Si te has atrasado en tus pagos o has faltado a los tiempos asignados con tus hijos, esto dañará tu causa. Permite que tus acciones pasadas sean las pruebas necesarias para modificaciones futuras.

Justificando una modificación

Tu mejor conducta será de mucha ayuda para tu caso de modificación. Esto es especialmente cierto si la madre de tus hijos no se a sometido a los más altos estándares de conducta.

Ten en mente que tu buena conducta debe incluir esfuerzos sinceros por resolver cualquier desacuerdo o falta de manera amistosa por correspondencia, si es posible, para que tengas un historial escrito de lo sucedido. No llegues ante el tribunal con quejas menores o prematuras. Los juzgados podrían favorecer al otro lado del caso si aparentas estar reaccionando.

Si tus intentos por resolver disputas de manera amistosa no han funcionado, una petición para modificación puede estar en orden. De hecho, a menos que exista una situación de salud o de seguridad que sobrepase otras circunstancias, no demores más de lo necesario para asegurar que tienes un historial completo de transgresiones a la orden original. Con estas pruebas en mano puedes construir un caso firme para una modificación