Divorcio

Información sobre divorcio- demandas, descubrimiento de pruebas, acuerdos y juicio.

Los abogados de divorcio de Cordell & Cordell se aseguran que cada cliente tenga la información de divorcio y los recursos en derecho de familia que necesitan para comprender el proceso de divorcio y para saber lo que se deben esperar antes de reunirse con un abogado en derecho de familia. Un divorcio puede ser un proceso largo, y la preparación es clave en minimizar la duración de tu caso.

Demandas de divorcio

Para obtener un divorcio el esposo o la esposa deben presentar una demanda a un tribunal pidiendo un veredicto de divorcio. Un abogado por lo general es quien prepara estos documentos para el demandante (la persona que está haciendo la petición de divorcio).

La demanda inicial generalmente hace exigencias mayores a lo que el demandante espera. No te preocupes si tu esposa dice que no puede proveer por sí misma y por esa razón quiere que tu pagues todos los gastos de abogados. Los abogados a menudo usan la demanda inicial como un listado de lo que se desea.

En la mayoría de los estados, el demandado (la persona que no puso la demanda pidiendo divorcio) tiene un tiempo limitado para registrar una respuesta. La respuesta del demandado suele ser concisa, admitiendo o negando cada declaración y pidiendo al juzgado que nieguen la petición del demandante.

Con la respuesta, el demandado por lo general también presenta una contra-demanda para registrar sus declaraciones sobre los hechos acontecidos y el apoyo que pide. Siempre es buena idea presentar una contra-demanda, ya que sin ella el demandado que no la ha presentado podría encontrarse ante un juzgado que está siguiendo las declaraciones y exigencias presentadas por su esposa. En la mayoría de los estados, el demandante tiene un tiempo limitado para responder a una contra-demanda.

Ordenes y acuerdos temporales

Desde muy temprano en el proceso, ambos lados pueden interponer demandas para ordenes temporales que resuelvan alguna situación urgente que no pueda esperar hasta el final del proceso de divorcio.

Pero ambos lados hacen un gran esfuerzo por llegar a un acuerdo temporal sin tener que llegar al juzgado para pedir una orden temporal. El evitar las ordenes temporales ayudará a minimizar el costo de abogados y posiblemente causará en el juez una impresión más favorable.

Descubrimiento de pruebas

El descubrimiento de pruebas es el proceso por el cual se va adquiriendo información que construirá y fortalecerá tu caso ante un juzgado. Durante el descubrimiento de pruebas, reunirás información favorable sobre ti mismo para dar a tu abogado y para presentar al tribunal.

Pero igualmente importante es anticipar el caso que presentará tu oponente. Ganar un veredicto favorable significa que tienes que estar preparado para lidiar con las declaraciones que haga tu esposa.

Acuerdos

Es común que los casos lleguen a algún acuerdo el día del juicio y en algunos casos aun durante el juicio. El acuerdo tiene ventajas importantes. Un acuerdo razonable les permitirá a ti y a tu esposa mayor control sobre su veredicto. Muchos clientes prefieren evitar la ansiedad de jugarse la vida en espera de la decisión de un juez.

Además, tiempo y dinero son consideraciones que puedan dirigirles hacia un acuerdo. Es posible que pases un o dos años en espera de tu juicio, pero conforme pasa el tiempo los costos de abogados para ti y para tu esposa se seguirán acumulando. Estos gastos por lo general incrementan drásticamente al acercarse la fecha de juicio.

Puede ser una gran tentación, pero casi siempre es un error intentar negociar directa y personalmente con tu cónyuge, aún si le informas a tu abogado. Toda negociación de este tipo puede crear expectativas que no son realistas y pueden deteriorarse, convirtiéndose en decisiones incambiables en el futuro. El litigio que resultaría por la falta de comunicación entre ambos puede duplicar tus costos de abogado.

Conferencias previas a un juicio

En muchos estados, antes del juicio, se te requerirá obligatoriamente asistir a una conferencia para hablar de acuerdos (también llamada una conferencia previa a juicio). Estas conferencias obligan a los abogados de ambos lados a dialogar sobre los méritos del caso, y proveen el beneficio de aportaciones de opiniones y sugerencias por parte del juez.

Comúnmente es durante estas conferencias que ambos lados se dan cuenta del costo emocional y monetario de llegar a juicio. Después de las conferencias es probable que vean el proceso de negociación y acuerdos más razonablemente.

El comportamiento del juez durante estas reuniones es muy importante. Después de escuchar un resumen de los hechos, es posible que los jueces en muchos estados proporcionen su opinión sobre los hechos y den sugerencias de posibles acuerdos.

En algunos estados se requiere de una conferencia de mediación de estado en lugar de una conferencia previa a juicio.

Juicio

Aunque menos de 5% de todos los divorcios llegan a juicio, la cantidad varía grandemente dependiendo de algunos factores, incluyendo el nivel de salarios, tiempo de matrimonio, y la ocupación de la esposa. El tiempo que podría tardar tu juicio dependerá del tiempo indicado por el juzgado, y el número y complejidad de situaciones que deben ser decididas. Tu juicio podría durar de algunas horas a varias semanas.

El demandante presenta evidencia primero, con la aportación de testigos y la presentación de pruebas documentales. Una vez que el demandante concluya, es turno para que el demandado presente su caso. Al concluir ambos lados, el juzgado puede permitir al demandante presentar una impugnación en forma de testimonio en contra de la evidencia presentada por el demandado.

La mayoría de los abogados no usan argumentos para abrir o cerrar su caso en juicios de divorcio, pero algunos juzgados sí lo permiten.

Los resultados

El proceso legal de divorcio puede desatar un torrencial de emociones que varían entre enojo, ansiedad y pueden llegar a la depresión. Sin importar lo difícil que pueda ser esta experiencia, no te puedes ausentar con el pretexto de estar enfermo porque tus intereses (y los de tus hijos) pueden depender de tu habilidad por superarlo todo y tomar decisiones razonables. Tendrás que esforzarte para separar las quejas que estén relacionadas al bienestar de tus hijos de las que te son ofensivas a ti personalmente, sin importar la gravedad de ellas.

Recuerda que no estás pasando por esto solo. Tu abogado será tu principal consejero, pero muchas de las decisiones más importantes no están dentro de su criterio. Es por esto que por lo general es bueno buscar los consejos de aquellos que te conocen bien y en quienes confías, incluyendo un terapeuta.

Siempre pregunta primero a tu abogado. Tus amigos y tus familiares te pueden ayudar, pero también suelen echarle más gasolina al fuego. Saber cuándo prestarles atención significa que también debes saber cuando no hacer caso de lo que te digan.